Los foodies en Argentina: campañas de nicho

Por

Los foodies en Argentina, los rockstars gastronómicos del siglo XXI

Escriben sobre gastronomía, tienen opiniones que compartir, recomiendan restaurantes, saben cocinar y tienen un gusto hedonístico por la buena mesa: la ambientación, la vajilla y el arte de emplatar. Hablamos de los foodies en Argentina, un fenómeno que crece vertiginosamente en todo el mundo y que no se escapa de marcar tendencia en las campañas de marketing en Argentina.

foodies en argentina

 

Qué son los foodies

Empecemos por lo básico y entendamos la definición de esta creciente ola de preescriptores. Hace unos años, el terreno gastronómico se dividía entre la cocina de las amas de casa, los restaurantes gourmet y los fast food. Pero un grupo de personas cansadas de la comida basura empezaron a experimentar en la cocina de su casa y a recomendar restaurantes de fácil acceso económico a través de sus redes sociales. Es un estilo de vida, una pasión por la alimentación y los placeres culinarios.

Definimos entonces a los foodies como personas comunes que disfrutan del arte de la cocina y los alimentos, les encanta compartir su experiencia gastronómica desde la creación o desde la vivencia del placer de comer con un restaurante o un producto específico.

Posiblemente, debamos reconocer que el fenómeno foodie fue influenciado directamente por programas televisivos con el concepto de “chefs trotamundos”. Sus principales protagonistas son entonces Anthony Bourdain con su programa Sin Reservas, la crítica gastronómica y periodista Nigella Lawson con su programa Nigella Bites y el reconocido chef Jamie Oliver, con programas en los que muestra que desde la sencillez de la cocina se pueden llegar a grandes creaciones culinarias.

En 2016, Anthony Bourdain grabó su capítulo de cierre de temporada del programa Anthony Bourdain Parts Unknown en la mismísima ciudad de Buenos Aires.

Diferencias entre foodie, gourmet y sibarita

El término foodie fue inventado en 1984 en la publicación del libro The Official Foodie Handbook, de Paul Levy, Ann Barr y Mat Sloan. Pero no existe un homónimo en español que se parezca a la definición antes mencionada, aunque existen algunos casos que defienden la traducción a comidista. En los 80 el movimiento foodie nace y toma relevancia en los medios: aparece el canal Food Network, programas especializados como Iron Chef, renacimiento de las revistas especializadas y libros de cocina entre otros. Más adelante, se suman los blogs y las webs de expertos en el tema.

La diferencia de términos es muy simple pero a la vez sutil. Un sibarita se describe como una persona que se trata con mucho refinamiento y mimos en diferentes aspectos de su vida. Un gourmet es otra cosa, es una persona de gustos exquisitos en la comida y la bebida. Y por último un foodie es un apasionado por la comida, no necesariamente tiene que ser de gustos exquisitos ni tratarse refinadamente.

Foodies en Argentina

Este nicho de fanáticos de la comida tiene una red social favorita en la que suben fotos desayunando, tomando café o a platos magníficos de restaurantes. Esa red social es Instagram. En Argentina los foodies son protagonistas de la gastronomía local: saben de cocineros, restoranes, critican en foros, cocinan, postean y gastan buena parte de sus ingresos en salir a cenar.

Existen varios hitos importantes que han elevado la influencia de los foodies en Argentina.

Uno de ellos fue la restricción de importaciones, la inflación y el alza del dólar hace unos años. Esto provocó que el sector buscara soluciones locales y que creciera la voracidad por lo importado. Las nuevas soluciones hicieron también que se ampliara la oferta gastronómica en ciudades como Buenos Aires.

Otro hito importante fue la aparición de Guía Óleo, un foro de internet con críticas a restoranes. Esta guía es un medio muy importante para los foodies argentinos porque pueden recomendar y leer las críticas de otros.

El último hito que marca la consolidación de los foodies como nicho fue el establecimiento del 14 de abril como el Día del Gourmet. Una jornada de degustaciones, catas, clases abiertas, descuentos especiales en restaurantes y tiendas especializadas. ¡De solo pensarlo se nos hace agua la boca!

nardalepes foodie argentina

Las campañas de nicho con foodies

Muchos expertos en Marketing opinan que la clave del éxito de las estrategias en estos momentos es dirigirse a nichos muy concretos y específicos. El mercado está hipersaturado de información y publicidad, por lo que dirigirte a consumidores muy concretos e identificados que muestren motivación hacia la compra de los productos, es el quid para conseguir aumentar las ventas.

En el panorama actual los medios están super fragmentados. Mientras que alguien está jugando a Candy Crush desde el celular, otros están conectados a Instagram. Las posibilidades de elegir qué quieres ver son casi infinitas, lo que complica llegar a todos los públicos. Por eso, es elemental como primer punto de partida de la campaña segmentar y definir muy específicamente a qué tipo de consumidor deseas llegar.

Además, hay que tomar en cuenta el perfil de foodie de Argentina:

  • Son jóvenes entre 30 y 40 años
  • De ingresos económicos medios, medio altos que le permiten realizar actividades de ocio
  • Comer para ellos es algo más que alimentarse
  • No suelen tener vínculos profesionales con la gastronomía, invierten su tiempo en las comidas y bebidas por pasión
  • Les interesa todo lo nuevo, y no suelen estar demasiado interesados en los tops gourmets
  • Les encanta recomendar dónde están los productos específicos de moda: el mejor pan francés, el mejor Ramen, la mejor degustación, etc.

También existe una ola de foodies que se divierten siendo los anfitriones y haciendo mealsurfing, la moda de salir a comer en casa de particulares.

Lo que no puede faltar en una campaña con foodies

Los foodies en Argentina que ya estén colaborando con marcas podrán darte algunas pistas sobre cómo plasmar tu producto en sus resdes sociales. Pero si es tu primera vez con este modelo de campañas te damos tres recomendaciones infalibles.

1.- Acciones directas y especiales

Cuando ya tengas tu selección de foodies con los que quieres trabajar, es importante que centres el concepto de las acciones en el consumidor final. Recuerda el poder de influencer que tienen los foodies y lo importante que es para ellos no condicionar demasiado su imagen por parte de las marcas.

2.- Imagen y Creatividad

Busca la originalidad y las acciones únicas. Este nicho es muy sensible a la innovación del sector y al esteticismo de las fotografías de comida. Las imágenes deben ser muy cuidadas, limpias, que las puedas saborear con la mirada.

Por ejemplo, las cuentas @idafrosk y @lauraponts han llevado la creatividad del emplatado a otro siguiente nivel creando composiciones únicas en cada fotograma.

En Argentina podemos resaltar la cuenta de Mat San Millan, con 22.000 seguidores se encuentra entre el top 10 de intagrames de Argentina de la comunidad internacional de influencers MarvelCrowd.

3.- Afinidad Marca y foodie

Tu marca tiene que tener una relación coherente con tu foodie influencer. Es decir, si tu producto es light, tu foodie debe ser un experto en el sector de la salud y el fitness. Recuerda que este nicho no les interesa los precios de un producto, lo que buscan es la calidad en sí. Te dejamos algunos ejemplos de éxito de campañas con marcas e influencers en Argentina.

Tendiendo estas tres claves de campañas de nicho y conociendo en profundidad el mundo de los foodies en Argentina, la colaboración entre marca e influencer es una de las mejores acciones para llegar al target y conseguir resultados bastante interesantes.

Influencers